miércoles, abril 18, 2007

La burbuja inmobiliaria Ja Ja Ja (Economía piramidal en MundoProgre)

Navegando por el estercolero progre en busca de alguna flor, he llegado a un típico progrechorras de cuyo nombre no quiero acordarme, y si no se me olvida en breve tal vez me acabe dando a la bebida... El típico listillo ofreciendo lecciones de economía aprendidas en un seminario de Juventudes Socialistas.

Habrán notado que nuestra juvenil, párvula diría yo, progresía, anda desesperada ultimamente por eso de que para comprar una vivienda hay que trabajársela. Por eso stán últimamente gritando "vivienda digna" y "¡burbuja!", esa burbuja que hace 25 años que no acaba de petar.

La tal burbuja no existe en los casos que el progrerío últimamente aplica: como demostraron sobradamente Hayek y Von Mises, el valor es un parámetro SUBJETIVO. Un sujeto racional compra un piso a 50 millones porque REALMENTE CREE QUE LO VALE: ese valor asumido lo aporta una perspectiva racionalmente calculada de venderlo a 55 millones. Si los cálculos del inversor son erróneos, la mano invisible del mercado corregirá las aspiraciones de ese señor con una dosis de realidad, mientras que los más racionales y avispados conseguirán afianzarse en la escala económica. Es lo que tiene el mercado libre -y lo que aterroriza a los progres-, que el mercado es un concurso de talentos que pone a cada cual en su sitio. Por ello, en vez de madurar, se aferran a las promesas de la izquierda institucional: pisos de renta baja, protección oficial, créditos estatales a la vivienda, minipisos de 35m2 con baño compartido con el gorila del zoo. Lo que prometa el Estado progresivo y bienhechor, cuyos altos funcionarios (algunos grandes propietarios como nuestra vistosa De La Vogue) querrían, no cabe duda, un denso sistema de regulaciones y prohibiciones navegable sólo para aquellos afianzados en administraciones públicas y en la partitocracia socialista.

Lo que sí es una burbuja, y una táctica de Ponzi (o "esquema de Ponzi", como dicen los progres, maltraduciendo del inglés y quedándose tan anchos), sobre la que nunca se oye piar a los progres (busquen busquen), es cualquier plan de pensiones cuyas retribuciones estén definidas de antemano. Esto es: la seguridad social. Se cae de maduro y nadie lo cuestiona merced a la cuidadosa tarea de lavado de cerebro que empieza desde la escolarización: ¿cómo es posible saber de antemano qué reditos producirá en el futuro el dinero que se invierte en el presente? Pregúntele a un banquero y le dirá que esto no es posible ni con un depósito a interés fijo, ya que las inversiones más seguras no tienen en cuenta ni la inflación, ni la posibilidad de que la entidad depositaria caiga en la quiebra. Por último, aunque la bolsa a largo plazo siempre ha subido, no hay modo de saber con exactitud el valor futuro de una inversión. La solución progresista al dilema es una falsa eliminación del riesgo inherente y necesario en toda inversión: que los trabajadores paguen los beneficios de los jubilados del presente en lugar de invertir para su propia jubilación. El riesgo no ha desaparecido en absoluto: sucede que la pensión pública es una trama piramidal, y en el futuro ya se verá cómo se resuelve. A fin de cuentas, como dijo ese majadero irresponsable y diabólicamente inteligente de Keynes "en 100 años todos muertos".

P.S.: Mi amiga Lapisha y yo agradecemos los mensajetes llegados por email con recomendaciones. Hasta yo voy a sacarles provecho.

21 Comments:

Anonymous Goku said...

Algo insulso, molas más cuando hablas de tus novias suizas.

5:25 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Bueno, está bien para despistar un poco después del pasón con los yanquis y las escopetas.

(A Quesitos lo que le salva es lo ocupado que está Pateras lamiéndole el culete al Mandril. Pero un día lo va a pillar en un renuncio, y se nos va a acabar la diversión con nuestro fake albacetense.)

5:39 p. m.  
Anonymous Castigador said...

Manchego, una cosa, ¿y si la gente deja de creer en el valor de la vivienda?. Es decir, algo parecido a lo que ocurrió con la burbuja de las .com. Por supuesto milagros como piden algunos no van a ocurrir, pero desde luego puede haber un momento en que las inversiones en vivienda sean una mala inversión.

PD.La educación, bien entendida en un arte. Lástima que los que se creen artistas de la ironía y la gracia, no tengan ninguna educación

5:45 p. m.  
Anonymous Carlos de Maza said...

Manchego, tienes que volver a restringir los comentarios: se te ha vuelto a llenar el weblog de basura.

Tú adelante: ladran, luego cabalgas. A algunos les pone muy nerviosos que el ideario liberal cuaje en España y estas reacciones no son de extrañar.

5:50 p. m.  
Blogger latorre said...

claro que existe burbuja, el valor de la vivienda está por encima de su valor real por q es un mercado intervenido.

Los precios ya cayeron en los 90, por lo q no sería tan extraño q lo volvieran a hacer.

La culpa no es del libre mercado sino del gran poder de gestión que tienen los ayuntamientos.

No lo digo yo lo dice el Financial Times y el Economist.

6:01 p. m.  
Anonymous Quesero forever! said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

6:22 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

6:24 p. m.  
Blogger snipfer said...

Lo mejor de Keynes es su p**a frasecilla. Claro, estamos muertos nosotros, ¿pero y mis nietos y bisnietos? Qué típico de un maricón

7:39 p. m.  
Blogger Manchego said...

A partir de ahora voy a moderar comentarios. Los insultos a mi persona los paso, pero no voy a tolerar que se burlen de gente a la que aprecio.

Latorre: sí y no. Tus fuentes están embebidas de neoclasicismo (que respeto) e historicismo (que no respeto tanto). Llevando tu argumento "ad absurdum", cualquier hecho económico que no sea tirarle una piedra a un conejo y asarlo genera una "burbuja". Se me antoja que esta conexión equitativa valor-energía es la última fantasía de la economía ecofascista, pero no tiene lugar en un mundo civilizado de individuos libres que buscan mejorarse a sí mismos a través de decisiones racionales.

7:40 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Eso, eso, modera, que tu personaje ha sido creado para eso. XDDDDDDDDD

7:45 p. m.  
Anonymous anonymous said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

7:56 p. m.  
Anonymous anonymous said...

JOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJO.

8:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Manchego, a mí todo esto me parece una artera estrategia para que descubras tu pseudónimo. Ya han intentado denunciarte a la Guardia Civil, y como Papá Estado no se ha ocupado de sus fobias, te están provocando para que te des a conocer.

Suena muy SturmAbteilung. Muy socialista, vaya.

No des el brazo a torcer.

8:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Haces bien en "moderar". Pero para hacerte pasar convincentemente por libegal tienes que seguir el estilo de "moderación" de Pateras odncrl El Lenguas.
Tu eres un tío capaz, así que en dos días le coges el tranquillo.
Saludos

8:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué pedazo de historieta! Amigos, permanezcan atentos a los próximos capítulos.

8:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola, te dejo mi artículo sobre esto;

http://kantor-blog.blogspot.com/2005/04/la-burbuja-inmobiliaria.html

No obstante, el hecho de que el valor sea subjetivo no quiere decir que no haya burbujas: si el precio cae, todos los que compraron pensando en que subiría han cometido un claro error empresarial.

En particular si el precio presente esta basado en expectativas futuras que no se van a verificar podemos hablar de "burbuja".


Kantor

9:29 p. m.  
Blogger narpo said...

¿Mercado libre en el ladrillo? Ojalá, bajarían los pisos el 50% mínimo. Aunque entonces los progres nos darían el coñazo con el urbanismo salvaje, claro.

10:20 p. m.  
Anonymous pascual said...

Perdón, no sé si mi comentario está en moderación o se ha perdido en el éter. Si fuera lo primero, por favor borra el duplicado.

Yo creo que burbuja como tal, no hay. Sí que es cierto que algunas zonas concretas pueden revalorizarse más lentamente porque "pasen de moda" y decaiga la demanda. Por ejemplo, los barrios residenciales nuevos, que al principio casi se los rifan y más adelante la cosa se serena.

La mayor parte de las compras de pisos de los últimos diez años han sido buscando más el uso que la inversión. O bien una mezcla entre ambos, pero no la inversión pura. La gente joven se ha independizado sin esperar tiempos mejores, y mucha gente de mediana edad se ha animado a comprar residencias de veraneo o pisos para sus hijos.

Si realmente quieren ayudar, deberían trabajar el tema de la seguridad jurídica de los propietarios que alquilan. Cuando ésta se garantice, ya verán cómo salen a la venta la mitad de los pisos vacíos que existen. Nadie renunciaría a los ingresos de un alquiler si no fuera por miedo a no poder recuperar su propiedad.

Perdón por la extensión del comentario. Un saludo norteño.

3:58 p. m.  
Blogger Rafael del Barco Carreras said...

Desde la VILA OLÍMPICA al FÓRUM,

pasando por DON PISO



Rafael del Barco Carreras



El nombre tenía gracia aunque fuera un refrito del DON ALGODÓN de mucho antes. Que su dueño optara al BARÇA, era lógico, la entidad pasaría de los textileros a los inmobiliarios, para acabar en “abogados”. Ante mi pesimismo, un contento conocido se incomodó cuando me contaba sus inicios en una oficina Don Piso, a la par que me proponía porcentajes en negro si le proporcionaba clientes.

Lo de “franquicia” lo entendí menos. Ya no es que fuera un resentido del mundo inmobiliario es que no entendía el concepto. Por los 70 tuve un equipo de vendedores y no me los imaginaba en torno a una oficina pagando un porcentaje por la “filosofía del negocio”. Pero lo de Fincas Corral olía peor.

La primera de las sorpresas, el marido de la titular era el delegado de la CAIXA cercana. Empecé a entender. Yo me hice “inmobiliario” a través de la pequeña Caja General de Crédito, Sociedad Cooperativa. Ahora los negocios inmobiliarios giraban en torno a las Cajas y Caixas, confederadas. Y la BURBUJA crecía, operaciones de gran calado, y buenas, de dinero, se daban en el meollo de la gran Barcelona, y cerrar ventas por 120 millones de pesetas por pisos del Ensanche que la propia CAIXA había vendido por siete u ocho millones apenas veinte años antes, era común. En el Paseo de Gracia se vendieron los áticos más caros del Mundo. Y se recreó la “venta sobre plano”. En un mercado que sobraba producto los compradores pagaban por “fantasías”. El tocomocho de nuevo de moda. Valía cualquier cantidad de anticipo, el agente cobraba su comisión, a menudo toda la “paga y señal”. El argumento de que la simple entrega crecía al 20% anual, contundente. Un mercado artificial, atípico, distorsionado, que desde La Vila Olímpica del 92, con sus inalcanzables 40 millones de pesetas por piso, pasa en 10 años a otra macro inversión, el FÓRUM, con pisos de hasta UN MILLÓN DE EUROS. Los milagros y pelotazos de los Planes de Urbanización de La Ribera, transformando los húmedos suburbios de barracas y fábricas, Somorrostro, Camp de la Bota, El Besos, en lujosas viviendas compitiendo con Sarriá Pedralbes. Planes de Narcís Serra, Maragall y Pujol. Pisos para trabajadores con yate. La inmensa mayoría de ciudadanos ni comprendió los precios ni soñó vivir allí, y sobraron pisos, y sobran. Nadie compra a esos precios.

Y si no se vendía, el negocio consistía en presentar la “certificación de obra” y abonada en cuenta. El terreno a precio de oro (oro falso de laboratorio) ya se había pagado con "pólizas hipotecarias". TODO DINERO PÚBLICO, AHORRO PÚBLICO, DE CAIXAS, manejado por PRIVADOS. Eso, y vender a treinta años, a gente que ni podían pagar el plazo mensual, una aberración para un ex alumno del Instituto Bancario de los 60, cuando la banca prestaba máximo a tres meses, descuento comercial bancario, pues su pasivo, dinero de los clientes, exigible a la vista. Aunque recolocaran las artificiosas hipotecas en mercados financieros que no controlaban la filosofía de tan peculiares operaciones, aquello estallaría, sin duda.

La venta de DON PISO a HABITAT un anticipo de lo que se avecinaba, y la especulación en bolsa con INMOBILIARIA COLONIAL SA, más de lo mismo pero con BILLONES de pesetas. Dos operaciones que de por si demostraban que los capitanes y oficiales de aquellos grandes transatlánticos arriaban botes sin avisar a la tripulación, ni menos pasaje, que la nave tenía una gran vía de agua y se hundía sin remedio. Como cualquier timador especialista en PIRÁMIDE sabe, cuando ya no capta dinero, debe cerrar el chiringuito, y desaparecer.

La oficina donde mi conocido se inició ha cerrado. Al final de la burbuja tenía tres pisos y un local. Los hay que tienen más de tres pisos, hipotecados claro, y solo los gastos mensuales, sin amortización, suponen una carga imposible. Un sueño roto, peor los que dan por perdido lo pagado por sus propias viviendas, soñando que un milagro, o las promesas de Zapatero, les solucione los pagos mensuales acumulados. Y antes de iniciar su carrera de reciclado a inmobiliario hasta se hizo API.

Y de vuelta de todo, recordé SOFICO, y los cientos de pequeños promotores inmobiliarios arruinados por furibundos barbudos y sus gestoras de Ayuntamientos. Aquel joven arquitecto de la Diputación (Comisión Provincial de Urbanismo) que me trató poco menos que de delincuente al pedirle la recalificación de una de mis urbanizaciones aprobada por un ayuntamiento. Un ecologista (otra nueva religión) espetándome que el bosque reconquistaría su espacio. Contestarle la barbaridad de que cuando el Mundo tuviera 30 o 40 mil millones de habitantes todo el globo terráqueo sería una gran bola de asfalto, cemento, hormigón, cristal y aluminio, rompió la inútil entrevista. El antifranquismo tras muerto Franco, un barbudo de sus funcionarios señalándome como la demoníaca expresión del Régimen. O la multipropiedad, la gran estafa sindical de la PSV, y de nuevo lo mismo multiplicado por diez, veinte o treinta… pasados treinta y cinco años, y todo igual… ayuntamientos recalificando, costa y montañas llenas de casas, con Leyes del Suelo, las Comisiones Provinciales de Urbanismo, el obligado aval bancario, el siempre presente API garantizador… la fortaleza de las nuevas inmobiliarias… todo igual… pero más grande, más nefasto… franquistas, socialistas, pujolistas… la pela… la estafa…

10:52 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

>>esa burbuja que hace 25 años que >>no acaba de petar.

Anda, pero si al final había bubuja y todo. Qué cosas, eh. Va a ser cierto eso de que el tiempo pone a todo el mundo en su sitio.

Saludos.

11:34 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Algún comentario ingenioso más ahora que Ejpaña está en bancarrota técnica?. Notad y disfrutad del hundimiento. Gracias intelectuales de jersey rosa.

11:34 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home