jueves, enero 31, 2008

De la libertad agridulce

No, no es políticamente correcto, desde luego, pero si empecé este blog y si Daniel Rodríguez Herrera me abrió amablemente las puertas de su cálido hogar llamado Red Liberal es precisamente por paladear el agridulce sabor de la libertad bien entendida. Agridulce porque a veces los caminos de la libertad son tortuosos.

Tampoco es que yo respete especialmente a las hijas de Oubiña. Pero vamos a ver, él está encarcelado por haber provisto los medios de cubrir una demanda de un determinado bien obteniendo a cambio un beenficio. Un beneficio que no es pequeño porque asignar recursos en la actividad que desempeña Oubiña es más bien complejo, y porque grandes riesgos deben conducir a grandes recompensas. Y el estado omnipotente que nos dice qué debemos hacer con nuestro cuerpo se permite, además, apropiarse de la propiedad privada, ese sacrosanto derecho que como nos enseñan las tesis liberales es de un carácter natural, superior por tanto a los demás derechos. Como dice el refrán, la mujer, el coche y la casa no se prestan ni al mejor amigo. Y mucho menos al funcionario.

PD. No tiene nada que ver con las Oubiña ni con la política ni con la rigurosa lucha que hemos de mantener con el Estado y sus agentes, pero sí tiene que ver, y mucho, con la libertad. Todo el mundo alguna vez debería ver amanecer sobre el Pacífico, como estoy haciendo ahora. Uno se siente mucho más grande y libre ante semejante vista; el humillarse y entregar la más mínima pizca de autonomía individual parece una idea doblemente repugnante.

6 Comments:

Blogger Stewie Griffin said...

Buena entrada. Saludos.

3:26 p. m.  
Anonymous gugu said...

Si me lo permites, voy a ser aún mas políticamente incorrecto:

Hijas de Oubiña, jodeos y a trabajar para poder sobrevivir, como todo el mundo.

En cuanto a la vista del Pacífico. De acuerdo, pero en parte. No es ni mejor ni peor que algunas maravillosas que he visto desde Arousa o algún otro punto de la costa gallega.

6:30 p. m.  
Blogger Ricardo Mella said...

La apología del narcotráfico que he leído en este post me reafirma en mis ideas de izquierdas, y me recuerda la profunda inmoralidad que subyace bajo las tesis neoliberales.

Supongo que el autor será consecuente con sus ideas acerca de la "anarquía económica" y también estará a favor de no impedir la existencia de la prostitución infantil, por ejemplo. O incluso del esclavismo, si se tercia.

12:36 a. m.  
Anonymous Goku said...

Quesitos, que gran fake!!!

Te choteas del Pateras en su cara y este no solo no se da cuenta si no que pone alguno de tus post como destacado en RL.

Ricardo, date una vuelta por RL y verás apologías de la prostitución infantil, el canibalismo o la conducción suicida, aunque las entradas de este blog sean una sátira se quedan cortas en comparación con muchos de losdesvaríos que el niñaterío nacionallibegggal intenta hacer pasar por ideas.

2:32 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Quesitos, peaso fake: tú no estás frente al Pacífico. Como mucho, cerca del Pantano de Entrepeñas.

6:01 p. m.  
Blogger Si te dijera que soy de said...

Si un izquierdista con menos perras que un galgo pudiese forrarse a costa de vender drogas, lo haría, qué duda cabe...

11:05 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home