sábado, enero 12, 2008

El capitalismo mejora la calidad de vida de los enfermos

Dejando de lado las cuestiones de trabajo y personales de que hablaba en el último post, creo que es de maravillar cómo cada día uno se puede encontrar con los pequeños milagros y las notables mejoras en calidad de vida que proporciona el capitalismo. Basta con tener los ojos bien abiertos. Sin ir más lejos, hace unas semanas me fui al cine IMAX de mi ciudad más próxima a ver Beowulf en 3D (que aprovecho para recomendarles muy encarecidamente: insisto, vuelve el cine-macho). En fin, que estaba esperando a que empezara la proyección cuando veo cómo, a mi lado, un tipo menea graciosamente un tubito azul cielo con un diseño muy elegante para asombro de sus dos acompañantes. Asombrado yo también ante lo que yo creía era un estilizado reproductor mp3 de última generación, le pregunté al hombre si me dejaba verlo. En esto que los hombres se echaron a reir, y el propietario del cacharrín, muy amistosamente, me contesta: “no es un aparato de mp3, sino mi inyector de insulina”.


El aparatito de marras es un Medtronic Paradigm, un medidor e inyector de insulina inteligente. Entre los diabéticos de EEUU la hipoglucemia es cada vez más una cosa del pasado gracias a los medidores de azúcar portátiles. El medidor portátil ha dado a los enfermos de diabetes americanos una movilidad de la que en el pasado no gozaban (y de la que siguen sin gozar en muchas partes del mundo), aunque tiene sus inconvenientes para quien quiera medirse el azúcar en un espacio público. El Paradigm lleva la libertad un paso más adelante: el enfermo no debe molestarse ni siquiera en pensar cuándo le toca medirse: el aparato lo hace por él unas doscientas veces al día, e inyectará una dosis mínima de insulina cada vez que descienda de un nivel óptimo. El enfermo tan sólo debe pensar en colocárselo en una parte diferente del cuerpo cada día.

Imagínense esto en un estado socialista. Sería imposible, porque al enfermo se le aparta del proceso productivo y se asignan recursos del estado protector para cuidarlo y vigilarlo. De modo que toda invención que contribuya a la mejora del sujeto se encuentra atajada de buen principio. Pero no sería lo mismo en el estado socialdemócrata... ¿O sí? Desde la óptica progre-buenrrollista se nos impone la creencia en que quien padece una limitación no tiene que hacer nada por superarla sino que es la sociedad quien debe adaptarse a él por la fuerza. De este modo, se ilegaliza el que un emprendedor pueda o no elegir a sujetos más sanos para el desempeño de una labor. Como mucho, se subvenciona el padecimiento del enfermo por medio de “ayudas a la integración” que compensan al empleador por el dinero y recursos que pierde adaptando el espacio de trabajo para el tal enfermo pero que por otro lado desincentivan la creación de invenciones o terapias que puedan contribuir a mejorar no sólo su condición sino su libertad.

El progrerío internacional va muy rápido a la hora de buscar culpables de los baches por los que pasa la investigación médica, pero creo que los vados peatonales en los cruces construidos con el tributo que el estado extrae a individuos y emprendedores hace más mal a un señor que vaya en silla de ruedas que cualquier anecdótica limitación a investigar con células madre.

Y es que el tubito de mi nuevo amigo en el cine da mucho de sí, como lo dan las sillas de motor eléctrico, el software para invidentes, las extremidades ortopédicas móviles, todas ellas creadas por el interés privado. Por poner un ejemplo, la ONCE, después de décadas de imposiciones en los campos laborales y educativos españoles, ha hecho menos por los ciegos que numerosas compañías privadas que han investigado y construido sistemas de adaptabilidad en ordenadores personales, contribuyendo a reintegrar en el mercado laboral esa magnífica fuerza de trabajo perdida. Lo más que hace una institución como la ONCE, de hecho, además de promover imposiciones legales, es sutraer el dinero que el Estado recauda para comprar muchos de esos aparatos creados por el libre mercado para lucirlos en los bonitos anuncios con que han avasallando al público en esta recién terminada temporada navideña.

Por ley oigan, por ley:

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Quesitos, cómo me gustaría verte en una puta silla de ruedas.

8:40 p. m.  
Blogger Manchego said...

Gracias por tus buenos deseos. Eres progresista, ¿verdad?

A mí lo que me gustaría es un mercado libre que mejorara las vidas de esas personas como las farmacéuticas y las de tecnología médica ya lo están haciendo hoy con ciegos, diabéticos, enfermos de cáncer, etc.

Pero a lo mejor hemos recibido una educación diferente, yo en el seno de una familia cristiana y tú en el koljoz.

9:15 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿Y qué vas a hacer tú si tu Oso de Dakota te arranca los ojos en un arrebato amoroso?

(Yo creo que este tío es un fake.)

10:41 p. m.  
Anonymous gugu said...

Naaaa... que por lo poco que sigo a este tio, no sabe mas que relatar falacias.

1)se ha inventado un medidor de insulina electrónico portatil. He añadido lo de portatil porque medidores de insulina hace tiempo que existen. Y en España, gratuitos por la seguridad social.
2)Esta en un país capitalista.

¿de donde se deduce que lo primero es consecuencia de lo segundo?? de ninguna parte!! NO. DE NINGUNA PARTE: aprende algo de lógica.

Por cierto, ¿el precio del cacharrito? No lo he encontrado en la web, pero por referencia de ventas de segunda mano, seguramente es bastante superior a los 2000 euros. Porque sería de risa que algún día el manchego lo necesitase, no pudiese permitírselo, pero para entonces ya estuviera en la seg. social en España. Entonces me temo que no haría post... y ojo, que tengo respuesta para esta. Sabes muy bien que termina llegando a la SS.

¿Y la retorcida forma de pensar de como sería la situación en un estado socialista?? dice que imaginemos!! pura imaginación desvariada la suya!! a menos que tenga poderes adivinatorios, ya que se ve que le gusta ese estilo de películas, no me extrañaría nada. ¿cine-macho? yo pensaba que eso de la homosexualidad era de progres. No debo ser progre porque no me atrae especialmente que salgan "machos" en las películas.

12:10 p. m.  
Anonymous gugu said...

como siempre... no contesta. Como va con su superioridad moral por encima de todos, no tiene que rebajarse a algo que no sabe contestar.

12:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

"cuando veo cómo, a mi lado, un tipo menea graciosamente un tubito azul cielo con un diseño muy elegante para asombro de sus dos acompañantes. Asombrado yo también ante lo que yo creía era un estilizado reproductor mp3 de última generación, le pregunté al hombre si me dejaba verlo."

Manchego tiene fantasías sexuales con los pitufos!

Tío, ¡eres un genio! X-D

6:54 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Capitalismos y calidad de vida????
creo que tienes un limitado concepto de lo que es la la calidad de vida ademas de los tintes nacionistas que tiene este blog. En el sistema socialista no existe exclusion de personas impedidas para el trabajo, se llama asistencia social. bueno y si se compara con el sistema actual pues loshechos superan a cualquier cosa que se pueda decir. por cierto el "cacharro ese" es lo de menos. Por favor dejen de postear tonterias y vean en que mundo viven.

9:38 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home