miércoles, octubre 18, 2006

Solidaridad con Pepe Montilla (no, no he bebido)

Debo manifestar un cordial desacuerdo con los estimados Fernando Díaz Villanueva y Peripatético sobre su valoración del "caso Sala-Montilla". Xavier Sala me merecería todo el respeto del mundo si se tratara sólo por su labor en defensa del libre mercado. El apoyo de Esperanza Aguirre, la personalidad más liberal de la escena política española, es una recomendación en letras de oro. Pero azuzar a un político y cuestionar la validez de su cargo en función de su "catalanidad pura" es xenofobia, clasismo y racismo en estado puro. Se le puede cuestionar su pésima gestión ministerial, su escaso nivel educativo para el cargo que pretende ostentar, pero insistirle arteramente en que pronuncie las primeras líneas de un himno nacionalista o que nos cuente el final de una novela infantil catalana merece que le den el plante. El señor Sala lloriquea en su página web y dice que le han insultado. Yo no veo ninguna palabra malsonante en la transcripción de la entrevista, pero sí un diagnóstico preciso de la situación. Cuando Sala se mete con Montilla en estos términos, se está metiendo con los catalanes o los inmigrantes de otras partes de España que libremente quieren vivir y participar de la cultura española, con todos los funcionarios y trabajadores que no han podido obtener un empleo por no tener el papelico con el famoso "nivell C" de catalán, con toda la gente que es objeto de burlas y ninguneo por usar su idioma en el territorio español. Por eso en un momento así me solidarizo con un político español, aunque me parezca un inepto.

Cuando Arnold Scharzenegger se presentó a las elecciones gubernativas de California, a los "demócratas" de todo el país se les cayó la careta y demostraron lo que eran cuando cuestionaron su valía no por su falta de formación política, sino por su origen extranjero. Empezaron a imitar a carcajada limpia el fuerte acento germánico en radios y televisiones de todo el país sin contar con el pequeño "detalle" de que en California la mitad de la población es extranjera o hija de extranjeros. No espero que la población "catalana impura", presa como está del síndrome de Estocolmo y psicológicamente necesitada de complacer al agresor nacionalista, castigue a Mas y Carod como merecen, pero en vista de hechos como esta entrevista, es lo que cualquier votante racional haría, como se hizo en California.

6 Comments:

Blogger LouReedCensored said...

No sería ironía del tal Sala?

5:36 p. m.  
Blogger Jorge Valín said...

No interpreto así a Xavier Sala-i-Martí. Lo que plantea es que si a un funcionario se le exige el nivel C de catalán, por qué él —que es un funcionario más— va a ser diferente. Eso sí que es discriminación y autoconfesión de privilegios. No tiene nada que ver con el ejemplo que pones Scharzenegger.

7:53 p. m.  
Blogger Peripatético said...

Bueno Sala-i-Marti es un flipado y un nacionalista... pero por lo menos no es un ministro.

8:46 p. m.  
Blogger Peripatético said...

Bueno Sala-i-Marti es un flipado y un nacionalista... pero por lo menos no es un ministro.

8:46 p. m.  
Blogger El Cerrajero said...

Montilla es un pobre acomplejado que quiere ser más papista que el Papa y va a salir escaldat

8:57 p. m.  
Blogger Manchego said...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Jorge y Peripatético: entiendo vuestra linea de razonamiento. Pero eso no hace sino subrayar el problema de fondo: que la administración seleccione entre ciudadanos de primera y de segunda a la hora de seleccionar empleados en función del conocimiento o no de una lengua regional, co-oficial con otra de alcance regional que puede suplir a la perfección las necesidades del público. Una empresa libre guiada por criterios de mercado jamás haría esto.

Lo que hace Sala es nadar y guardar la ropa: viva el libre mercado, lo cual me parece muy bien. Pero cuando se trata de cargos públicos, los selecciona según los criterios del nacionalismo esencialista. Esta es una trampa común en muchos de sus escritos y por eso yo le considero más convergente que liberal (y no, no considero que sean la misma cosa).

Aprovecho, Jorge, para darte la bienvenida a mi blog. Nunca me pierdo tus fascinantes artículos y quisiera decirte que aunque nunca concuerde al 100% con lo que dices, creo que tu elaborada capacidad de raciocinio y tus penetrantes argumentos son una gran aportación al capital intelectual de este maltrecho país.

9:46 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home