jueves, enero 18, 2007

La mayor obra de arte que puede hacer una persona es su propia vida: a vueltas con Milton Friedman


Era un matemático, estadístico, economista y escritor brillante, campeón de la libertad y, me atrevería a decir, un amigo de confianza, y he vivido según sus máximas durante la mayor parte del tiempo en que he disfrutado del uso de la razón.

Ahora que ya hace unos meses que pasó a la eternidad, se me ocurre que Milton fue el arquitecto de una bella construcción: su propia existencia. Sus consignas eran la responsabilidad individual, las posibilidades del individuo, y hacer el máximo uso posible del libre mercado. Y vivió plenamente según este credo.

Milton se crió en Brooklyn, en Nueva York. Era hijo de un vendedor ambulante y en su casa apenas había dinero. Según la autobiografía que co-escribió con su mujer (ambos en la foto), se enfrentó al anti-semitismo en su juventud (qué duda cabe que también en su edad adulta, pero ese es un detalle que por elegancia no da a conocer).

Milton podría haber utilizado sus circunstancias personales como excusa para no tener éxito, como argumentos para que el gobierno interviniera para protegerlo y mimarlo. En cambio, reunió el abundante genio que Dios le dio, se dio cuenta de que su éxito o fracaso estaba en sus propias manos, y se convirtió en el economista más influyente que ha habido desde Adam Smith.

Se hizo rico, extremadamente respetado, grandes compañías y gobernantes buscaron su consejo, y consiguió ayudar a cientos de millones de personas hundidas por el estancamiento socialista a moverse al mundo de oportunidades del capitalismo. (No dudo que él habría enumerado sus logros en el orden inverso).

Sus libros principales: Capitalism and Freedom es extremadamente accesible y siempre lo recomiendo a cualquier persona con la esperanza de que le cambie la vida como me la cambió a mí. Y a cualquiera que le gusten las matemáticas (aunque sea por hobby, como a mí), A Monetary History of the United States es un auténtico tesoro.

Para los que estamos enzarzados en la lucha de construir una seguridad financiera amplia para nuestras vidas, el ejemplo de Milton en una vida de triunfos y acumulaciones de todo lo que merece la pena es impagable. Precisamente ahora que el control del Congreso de EEUU pasa de las manos de republicanos a demócratas, mucha gente con buenas intenciones se pregunta qué partido ayudará más a la industriosa clase media de ese país a conseguir seguridad financiera.

La respuesta de Milton a esta pregunta sería la siguiente: tienes un grave problema si crees que cualquier partido va a hacer mucho bien por ti. De hecho, tienes un grave problema si crees que el gobierno va a ser tu salvación: TÚ DEBES SER TU PROPIA SALVACIÓN.

No esperes a que el gobierno venga a salvarte. Hazlo tú mismo. Adquiere el mejor capital humano que puedas a través de la educación más rigurosa posible. Adquiere hábitos de trabajo decentes. Ahorra dinero, empezando desde tu juventud. Ahorra al menos un 10% de tu renta cada mes desde tu primer empleo y continua ahorrando hasta tu jubilación: invierte en fondos de inversión nacionales de renta variable, en mercados extranjeros y en renta fija. Si no has podido empezar hasta los 30 o 40 años, ahorra al menos el 20% cada mes. Guarda un porcentaje de tus inversiones en una cuenta de ahorro o en un depósito a plazo fijo (por si las emergencias). Incluso si lo pones en el IBEX o en el EUROSTOXX, que no son los índices perfectos, pero algo es algo.

En países aún menos libres que España, como la Venezuela de los bonos-Chávez, no tendrías esta opción (la exacción estatal no te dejaría nada que ahorrar tampoco, probablemente). Pero es España aún es posible. Aprende del maestro Milton. Hazlo tú mismo y por ti mismo, pero hazlo: hazlo ahora.

2 Comments:

Blogger GermanQR said...

Magnífico economista, Milton Friedman. Un honor para la profesión.

Descanse en paz.

8:31 p. m.  
Blogger JavierB said...

Ya que tanto admiras a este tipo, podrías comenzar por aplicarte el cuento, chico...

Un resumen de lo que pienso sobre liberales-funcionarios mantenidos por el estado:

Ser de derechas si eres rico es fácil, la verdad. Ser de derechas si eres pobre es de tontos. Pero se de derechas si eres pobre y funcionario es ya el colmo de la estupidez.

Sea usted valiente y viva como piensa, señor mío.

11:27 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home