lunes, julio 09, 2007

Viva el mal, viva el capital

No soy un hombre de muchos vicios. Bebo socialmente y con moderación, no fumo, no tomo drogas (aparte de una medicación prescriptiva), no juego, no vivo enganchado a los deportes ni a la tele. Tengo una sana adicción a los deportes al aire libre y mis únicos vicios son las mujeres (que me gustan mucho) y las armas de fuego (que me gustan muchísimo). Aparte de mi afición a la autodefensa, se podría decir, y casi me pesa, que soy un hombre-Salgado. Con una pequeña diferencia: yo no le impongo mi estilo de vida a nadie. Considero que mis hábitos son sanos y buenos para mí y no voy a abroncarme con nadie mientras me permita practicarlos (bueno, las prácticas de tiro todavía las practico a escondidas, pero no mucho tiempo).

¿Pero por qué les estoy contando mi vida? Bueno, es que hace poco he leído sobre alguien mucho más interesante que yo, el avispado financiero Jay Gould, injustamente apartado de los manuales de historia económica moderna a pesar de haber sido el gran dinamizador de los mercados financieros del Gilded Age estadounidense (o, conociendo la mentalidad académica, quizás a raíz de esto). La red ferroviaria del estado de Nueva York es su legado más visible hoy en día. Hay un detalle muy interesante sobre la carrera de este señor. Este circunspecto especialista en commodities y futuros (particularmente oro) no bebía, no se hacía más mujeres que la suya propia, no jugaba. Aún así, en los principios de su carrera tenía en propiedad numerosos inmuebles que patrocinaban negocios de esos que ponen los pelos de punta al progrerío de nuestros días: licorerías, tabernas, casas de juego, de citas, inmuebles para caballeros solteros, etc. Y es que además de ser un caballero virtuoso, Jay Gould era un buen conocedor de la naturaleza humana, de modo que en lugar de imponer su moralidad (que consideraba buena para él y nadie más que él) para corregir a los demás, aplicó su moralidad a la capitalización de las necesidades que generaban sus vicios.

Cuando los negocios más “respetables” de Jay Gould (oro y las ferroviarias de Pennsylvania) prosperaron, el presidente Ulysses S. Grant decidió que quería una tajada de las ganacias de este brillante emprendedor, al que sometió a una despiadada persecución por medio de sus allegados en el poder judicial. Pero la calculadora visión empresarial de Jay Gould, que le llevó a satisfacer las necesidades menos respetables de su prójimo, salvó su gran fortuna, que volvió a levantar, a pesar de la persecución política, en la década de 1880. Un empresario “respetable”, “sano”, “eco-friendly” de los que le gustan a Al Gore o Salgado habría sido masticado vilmente en las quijadas del Estado.

El hecho incontrovertible es que las innovaciones tecnológicas más importantes de los últimos 20 años han surgido de compañías en las que imperaban estilos de gestión “salvajes” y que las compañías “malvadas” superan en réditos a las “buenas” o “responsables”. Estas últimas semanas me he dedicado a leer cuentas de resultados de compañías políticamente incorrectas que, al ser evitadas hipocríticamente por numerosos inversores, ofrecen retornos superiores a compañías “hippies” (como Google, Berkshire Hathaway o Johnson and Johnson) que atraen una atención superior de medios de masas afectados por un espíritu social y estatista. Me atrevería a llamar a este índice el VICEX-35 o el VIL-40 o el VICIOSTOXX-50 (según el número que termine por incluir). Mi intención es destinar una parte de mis penosamente ganados euros en algunas de ellas, e invito a cualquier capitalista malvado y salvaje de estos que leen esta humilde Hoja a que haga lo mismo.

El índice de Manchego, llamémoslo de momento VICEX, se compone de compañías de capitalización elevada con cuartel general en EEUU, Canadá, Reino Unido, España, Brasil, México y Barbados, y se distribuye entre las siguientes áreas:


ALCOHOL: Es el vicio más extendido por el mundo y como tal ofrece retornos sostenidos para el largo plazo.

Annheuser Busch

Heineken

Diageo

Grupo Modelo

SabMiller

Constellation Brands

Companhia de Bebidas das Americas

Fomento Económico Mexicano

Fortune Brands


ALIMENTICIA: La democratización de glúcidos y proteínas revienta por igual a los defensores de los alimentos bio y del feudalismo clásico pero en cambio aporta balances muy sólidos para los inversores.

McDonald's

Walmart

Coca-Cola

Unilever

ConAgra


DEFENSA DE LA LIBERTAD: Sólo pensar en cómo rabiaría un progre si sabe que ud. compra estas acciones ya multiplica la utilidad de estos valores por cinco.

Halliburton

Lockheed Martin

Boeing

General Dynamics

Raytheon

BAE Systems

Northrop Grumman

L3 Communications

ITT Corp

Honeywell

Rockwell Collins

OSI Systems

United Technologies Corp

SAIC


ENERGÍA Y MATERIALES INDUSTRIALES

BP

Exxon

Shell

Repsol

Endesa (Gas Natural está excluida por razones que se explican por sí solas)


HOTELERAS: Las estancias de placer aportan riqueza y contacto con la prosperidad a esa gente que por otro lado aparece tan auténtica y multiculti en los documentales nocturnos de La 2.

Starwood Hotels

Wynn Resorts

Sol Meliá


INFORMACIÓN. Cuidado: la libertad informativa en ciertos entornos es una empresa de alto riesgo

NewsCorp

Antena 3

Libertad Digital (Esta no se oferta públicamente, pero espero que en un día no muy lejano se ofertará en el AlterNext)


JUEGO Y ENTRETENIMIENTO. ¿Se ha preguntado por qué los gestores de casino aparecen tan contentos cuando alguien rompe la banca? Porque es la excepción que confirma la regla.

International Game Tech

Las Vegas Sands

MGM Mirage

Penn National Gaming

Boyd Gaming

WMS Industries

Pinnacle Entertainment

Monarch Casino and Resort

Scientific Games Corp.


TABACO: Los fumadores necesitan su yerba casi tanto como un buen capitalista sus réditos

Altria

British American Tobacco

Carolina Group

Imperial Tobacco Group

Altadis


Que tengan uds. Un feliz y muy activo trading.

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Jay Gould fue un tipo despreciable. El Ferrocarril elevado de Nueva York así como el tendido del cable submarino que unió América con Europa y Asia fue obra de Cyrus Field, el cual murió arruinado porque el rey del hierro,Jay Gould, se "hizo cargo" de las propiedades de Field, el cual murió olvidado y sin un centavo.

10:27 a. m.  
Blogger Manchego said...

¿Jay Gould era un tipo despreciable porque asumió el riesgo de proyectos que estaban hundidos por la mala gestión? Porque te recuerdo, anónimo, que los primeros años del cable transatlántico fueron de opereta.

La moralina (o, mejor, la progreína) te está embotando el cerebro. A ver si subimos un poquito el nivel.

10:37 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lo de que te gustan mucho las mujeres no te lo crees ni tú. Prefieres tus novias suizas, tan fálicas...

2:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

No, para nada. Quesitos se pirra por su oso de Dakota. Sólo él le pone realmente.

5:38 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

De Albacete tenía que ser un personaje como tú. "Desconfía" de la intervención del Estado en la economía, y sin embargo mama de la teta del Estado. Qué hipocresía.

1:28 a. m.  
Blogger Manchego said...

Progretas, qué nivelón.

Nunca causó tanto mal la escolarización.

9:50 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Mucho alegato capitalista, pero tú a pesebrear de lo público, jodío.

Según tu criterio, por cada falta de ortografia de tus alumnos, un euro menos de tu sueldo, vale?

Con gente como tú, me avergüenzo ser de Albacete.

6:15 p. m.  
Anonymous drdelco said...

Tienes la mala suerte política de ser de y vivir en La Mancha, donde menos de 1 de cada 4 personas que se cruzan contigo son liberales... y a tu blog parece que no acudan muchos.
Ya te he puesto en mis favoritos, pero espero que tus visitantes razonen (ya sabes como votan estos... a la marca PSOE; ni se han molestado en leer, les bastan las consignas)
Por lo menos tus alumnos tendrán un punto de vista alternativo. Estaría bien que impartieses EpC, si es que semejante engendro es administrable tras aplicarle un filtro liberal...
Suerte

8:42 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home